Voto a voto

CIRO ALEGRIA VARONA

A UN AÑO DE SU PARTIDA

Publicado: 2021-05-16

Ciro fue un amigo entrañable y muy querido que aquilataba el valor de las relaciones personales. Para con sus estudiantes tenía la capacidad de ser un verdadero mentor. Guardaba gran respeto por las personas y las ideas de sus estudiantes. Tenía una capacidad para admirarse frente las ideas que sus estudiantes les presentaban. Además, era capaz de acoger con calidez e inteligencia a sus estudiantes, con la capacidad de ver lo que pasaba con la otra persona y de hacer valer la dignidad del otro.Para sus colegar, era un intelectual brillante, desafiante y estimulante, con la capacidad de reflexionar sobre la filosofía en relación con otras disciplinas y otras áreas de la experiencia humana. Como persona, era de un trato muy elegante y cuidadoso. Contaba con un gran sentido de la justicia y una gran capacidad de indignarse.

Su repentina partida el 17 de mayo del 2020 dejó un gran varío para quienes fuimos sus amigos, estudiantes y colegas. En sus últimos años estuvo trabajando en una teoría filosófica sobre la reciprocidad con la que buscaba establecer el puente entre la ética centrada en los valores personales y la moral centrada en las exigencias universales de la justicia. Además, dejó inédito algunos materiales para un libro sobre la reciprocidad que ha quedado inconcluso, que sería una lástima que no saliera a la luz. De hecho, valdría la pena reunir en una publicación ese material inédito junto con los artículos relacionados a su teoría sobre la reciprocidad.

En medio de la turbulencia social, política y sanitaria, la presencia y la memoria de Ciro resulta ser un aliciente para quienes lo conocimos y entablamos una relación personal con él. Sus ideas siguen presentes, desafiantes y desencadenantes en nuestras cabezas. Su presencia sigue acogedora, cálida y elegante en nuestros corazones.


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en