no tenemos planeta B

TRABAJO POLÍTICO, FUJIMORISMO - ANTIFUJIMORISMO Y EL PELIGRO DE LOS EXTREMISMOS

Publicado: 2019-07-23



Llama la atención de qué manera algunos analistas políticos utilizan con conceptos para tratar de tapar el sol con un dedo, ya sea voluntaria o involuntariamente. Durante los últimos tres años se señaló que Keiko Fujimori había hecho “trabajo político” y que eso le permitió conseguir una posición de predominio en el Congreso de la República, cuando era claro que lo que había hecho era una serie de operaciones turbias, que después fueron llamadas “pitufeo” y que tenían que ver con aportes de campaña poco confiables

Después, muchos de los mismos analistas políticos pasaron a los términos fujimorismo – antifujimorismo para retratar la confrontación política dentro y fuera del Congreso. Pero, en realidad, de lo que se trataba, y sigue tratándose, es de sectores políticos y de la sociedad civil (que posiblemente no compartan ideas políticas entre sí) que lo que hacen es buscar limpiar el sistema político de dos cosas: de los grupos corruptos y de los sectores autoritarios y radicales. No es culpa de los ciudadanos que en el fujimorismo, liderado por Keiko Fujimori, se junten la corrupción y el autoritarismo.

Ahora, los mismos analistas políticos han pasado al relato de la amenaza de los extremismos. Este relato dice que si el ejecutivo no deja de confrontar a la aún mayoría fujimorista en el Congreso, lo que se va a producir es el surgimiento de grupos radicales que pueden ser una amenaza para el 2021. Así, se habla de los pastores evangélicos y de los Gobernadores del Sur, como el Gobernados de Arequipa o el de Puno. Este relato oculta el hecho de que el fujimorismo ha estado promoviendo el ascenso de los grupos más radicales de la derecha cristiana y católica. La alianza entre el fujimorismo y Cipriani, y ahora con los pastores Rosas y Santana, y con todo radical de derecha que aparezca por allí. Para ello, es necesario recordar a Rosa Bartra movilizando a los grupos radicales cristianos para que “tomen las calles” (https://www.youtube.com/watch?v=sI5f1GQNHS4).

A diferencia de lo que señalan algunos analistas políticos, la amenaza para la democracia siempre ha sigo y sigue siendo el fujimorismo, que ahora busca la alianza con el extremismo de derecha cristiano mantener su fuerza. Es extraño que el análisis político esté tan cegado al respecto. Posiblemente, algunos de esos analistas sean falsos y que se trate de personas que escriben y dicen cosas a cambio de favores y dinero. Probablemente, la mayoría esté convencido de lo que dice. Pero parece ser que aún no se han dado cuenta de que lo que requiere el país es de una limpieza profunda del sistema político de la putrefacción en la que se encuentra.


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en