se fue con Komplicidad

LA MARCHA DEL ORGULLO LGTBI

LA INCLIUSIÓN DEL ENFOQUE DE GÉNERO EN LAS ESCUALAS

Publicado: 2018-07-01


El sábado 30 de junio se realizó la XVII Marcha del Orgullo LGTBI, que llevaba la exigencia la inclusión del enfoque de género en la currícula escolar. Dicha Marcha generó la reacción de los grupos más conservadores de la sociedad peruana, por dos motivos. El primero es porque ella exige la reivindicación de derechos de la comunidad LGTBI, mientras que el segundo es incluir, en esta oportunidad, la marcha exige la incorporación del enfoque de género en la currícula escolar. También es cierto que ha contado con el apoyo de amplios sectores de la sociedad, inclusive de sectores cristianos progresistas, entre los que destacó el pronunciamiento contra la discriminación por género de la Comunidad Cristiana Ecuménica Inclusiva “El Camino”, así como el apoyo de políticos y congresistas como Alberto de Belaúnde, Indira Huilca y Carlos Bruce, e incluso de empresas como Scotiabank entre otras (https://larepublica.pe/sociedad/1270205-marcha-orgullo-comunidad-cristiana-favor-igualdad-fotos).

La reacción contra la Marcha no es de extrañar, debido a que nos encontramos en una sociedad que sigue siendo muy conservadores, además de que no faltan políticos que enarbolan banderas antiprogresistas por razones populistas (ganar los votos de un amplio sector de la población con escasa ilustración respecto de derechos). Cuatro argumentos centrales son los esgrimidos por los sectores conservadores:

1) La comunidad LGTBI no es susceptible de derechos, porque se tratan de personas que tienen una enfermedad y sus prácticas son antnaturales.

2) Así como hay un día del Orgullo LGTBI debería haber un día del Orgullo heterosexual.

3) El Estado o el Gobierno no debería apoyar la Marcha del Orgullo LGTBI.

4) Resulta ser una confusión conectar el enfoque de género con las reivindicaciones de las minorías sexuales.

En esta oportunidad me concentraré en los tres últimos argumentos. El primer argumento es sumamente débil y ya ha sido rebatido en reiteradas oportunidades. El argumento de una supuesta naturaleza humana tiene presupuestos religiosos y metafísicos que resultan difíciles de defender. El segundo argumento, el que señala que debería de haber un día del Orgullo Heterosexual. La idea del día del Orgullo Heterosexual tiene como objetivo debilitar la fuerza de la Marcha, pero además es absurda porque es como pedir una marcha por los blancos de clase acomodada. La idea de la Marcha del Orgullo LGTBI es que se trata de una comunidad que ha visto vulnerados sus derechos de manera sistemática (entre ellos, derechos civiles como el de la unión civil, el matrimonio igualitario, la no difamación en la currícula escolar y derechos básicos como el no ser asesinado por su orientación sexual). Lo heterosexuales no ven vulnerados sus derechos por su orientación sexual (tiene derecho al matrimonio y todos los derechos patrimoniales que de ello se derivan; además los heterosexuales no son difamados en la currícula escolar por su orientación sexual, y tampoco son víctimas de asesinatos por su condición).

El tercer argumento fue formulado con claridad por Juan Mendoza en su cuenta de tweeter. Mendoza señala lo siguiente en su tweet del 28 de junio “Por qué Gbno hace propaganda a orgullo gay con nuestra plata? Que los gays celebren su propio orgullo con la suya! Por qué más bien Gbno no usa dinero ciudadano para erradicar 44% anemia, 22% pobreza; evitar > 500 muertos friaje en el Sur y reconstruir Norte? Para quién gobierna el Gbno?”. El primer comentario que merece este tweet es sobre su forma y lenguaje. Se trata de un mensaje que resulta ser un atentado contra el idioma español. Se supone que el Sr. Mendoza es un académico y deja mucho que desear que atente contra el español utilizando códigos que son propios de estudiantes escolares. Inclusive expresiones como “con la suya” hace pensar más en un troll que en una persona del lugar que tiene Mendoza. Supongo que para Mendoza escribir un buen español no será una dificultad. Se entiende que el formato tweet da un espacio limitado, pero para eso pudo haber ajustado su mensaje o reduciéndolo o comunicarlo en una serie de tweets, como lo han hecho otros en varias oportunidades.

La segunda observación es que se trata de una cuestión de derecho y es una obligación del gobierno y el Estado garantiza, hacer vales y promover los derechos. El hecho de que el Estado tenga la obligación de enfrentar las necesidades de los ciudadanos, como los casos de la anemia, el friaje y la pobreza no excluye que su obligación respecto de los derechos. De esta manera, parece que Mendoza no tiene claridad respecto de lo que son los derechos y de los compromisos del Estado para con ellos. Resulta penoso que una persona como Juan Mendoza utilice el lenguaje de esa manera y tenga esa confusión respecto de los derechos que su tweet manifiesta.

En cuarto argumento, que acusa la confusión entre género y orientación sexual, tiene dos dificultades. La primera es que el debate sobre el género ha absorbido la cuestión de la identidad sexual debido a que los grupos conservadores como “Con mis hijos no te metas” o los que defienden que existe algo así como una “Ideología de género” son los que han incluido la cuestión de la identidad sexual dentro del debate en torno al género. La segunda dificultad es que quienes recusan la exigencia de género reside en que las personas que pertenecen a la comunidad LGTBI – como bien señala Rosa María Palacios – se convierte en una cuestión de género ya que “por problemas de género [existen personas que] no [pueden] identificarse con el sexo que le fue asignado genéticamente” (https://larepublica.pe/politica/1269416-rosa-maria-palacios-guion-orgullo-gay).

De esta manera, estos argumentos resultan ser sumamente débiles y terminan mostrándose como partes de la estrategia de grupos regresistas que buscan recortar los derecho y las libertades de las personas en este país. Ciertamente, ha faltado abordar en este post la cuestión de la inclusión enfoque de género en la currícula escolar, especialmente a la luz de los debates sobre los textos escolares cuestionables que se ha estado utilizando y el ataque contra el Ministro de Educación por los sectores conservadores, ataque liderados por Fuerza Popular. Pero tratar ese debate requiere el espacio de un post dedicado sólo a él.


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en