no tenemos planeta B

Ley de esclavitud juvenil

NUEVO ATENTADO DEL FUJIMORISMO CONTRA LA DEMOCRACIA EN ELPERÚ

Publicado: 2018-02-24

El proyecto de la llamada "Ley de Esclavitud Juvenil" ha mostrado una vez más el verdadero rostro del fujimorismo. En la defensa de la cuestionable ley se ha dicho que ésta tendía como objetivo en promover la práctica profesional a los estudiantes de institutos superiores debido a que de otra forma no podrían tenerla. De manera que el argumento de sus defensores es que resulta mejor obligar a los estudiantes a trabajar gratis a buscar formas alternativas para que puedan acceder a las prácticas preprofesionales. Algunos de los defensores de la denostable ley podrían argumentar que en algunos institutos, como algunos gastronómicos, ya existe dicha práctica, pero ese hecho no justifica ni a dicho proyecto de ley ni a esos institutos gastronómicos.

Lo que está en el trasfondo del debate respecto de la reprobable ley de esclavitud juvenil no es otra cosa que la tensa relación entre el fujimorismo y la democracia. Proponer y apoyar una ley que conduzca a la obligación de trabajo no remunerado (es decir, a trabajo en condiciones de esclavitud) va en contra de la democracia y en contra de los derechos fundamentales que son el corazón de las democracias contemporáneas.  

La figura de la esclavitud tiene muchos aspectos, entre los que podemos subrayar los siguientes: a) la posesión del amo sobre el esclavo, suprimiendo la voluntad del segundo, b) condiciones de trabajo no remunerado de parte del esclavo y c) el cuidado médico y alimenticio de parte del amo. De los tres aspectos, el tercero es el menos nocivo para el esclavo. Ciertamente, al amo le conviene que el esclavo goce de buena salud así como el dueño de un caballo de carrera o de una mula de carga le  conviene que su animal esté sano, no en virtud del bien del animal sino porque ello significa mayor provecho para el amo.

Pero en la denominada ley de esclavitud juvenil sólo se mantienen los aspectos a y b, es decir, los más perversos de la condición de esclavitud. Aunque la ley señala reiteradamente que se trata de algo voluntario también dice que si no se realiza dicho trabajo no remunerado el estudiante no podrá culminar sus estudios. Es decir, si el estudiante no quiere realizar ese trabajo, entonces lo único que le queda es abandonar el instituto. Lo voluntario reside en la posibilidad de seguir o abandonar sus estudios, cosa que es absurda. Pero , en esta condición de esclavitud - como bien lo ha señalado Rosa María Palacios - el empleador no se hace cargo ni de los pasajes, ni de la vestimenta, ni de la salud o alimentación de "su esclavo juvenil", de todo eso se encargan sus padres. 

En las democracias contemporáneas la política consiste en ir erradicando y persiguiendo las relaciones de sometimiento y esclavitud entre las personas, para evitar que alguien se erija en amo de otro. Por eso, las democracias contemporáneas se levantan contra los sistemas de opresión de la consciencia que ejercen ciertos grupos religiosos y de otra índole sobre sus miembros. Incluso, una agrupación política en la que se coapta la libertad de sus miembros va en contra de las exigencias democráticas.

El fujimorismo es un movimiento que nación con una marcada orientación antidemocrática y autoritaria. Se trata de un movimiento que cuando llegó al poder destruyó todas las instituciones democráticas de este país. Muchos analistas políticos han señalado que el fujimorismo se ha ido democratizando y que el que tenemos ahora ya es democrático. Dichas afirmaciones parecen ser desmentidas por completo por la realidad. El hecho de que la misma bancada de Fuerza Popular esté haciendo agua debido a que muchos de sus miembros la estén abandonando alegando falta de procesos democráticos internos resulta ser una prueba de ello. 

Respecto de su relación con la democracia, el fujimorismo se parece a SL-PROSEGUIR. Se trata de una y otra vez del intento de minar cada vez más lo poco de democracia que queda en este país. Ahora, en alianza con los intereses de las empresas y los institutos tecnológicos han intentado legalizar la esclavitud juvenil.  ¿Cuantos más atentados contra la democracia esperaremos del proyecto del fujomorismo en su doctrina proseguir? 


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en