no le saca la vuelta a la ley

LA DEMOCRACIA Y LA ESCRITURA DE LA HISTORIA

LA EDIPO FEMENINA

Publicado: 2017-09-10

En una sociedad aristocrática o dictatorial, la historia la escriben los vencedores. En una sociedad demagójica, lo hacen los prejuicios. En cambio, en una sociedad democrática, nutrida de la ética del igual respeto y donde la dignidad es un concepto central, la historia es escrita por un coro polifónico de memorias. A través de las historias que nos contamos se puede dar voz a personas excluidas y a pueblos subyugados, o se puede también estigmatizar a personas y a pueblos enteros o se les puede generar una imagen distorsionada de lo que son.

El fujimorismo a intentado una y otra vez reescribir a la fuerza la historia reciente del Perú. Primero, en su sistemático ataque al trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) y últimamente cambiando el nombre de la Sala Gustavo Mohme Llona del Congreso de la República. De un golpe autoritario, el Presiente del Congreso, Luis Galarreta, decidió borrar ese nombre para llamar a la sala "Héroes de la Democracia". 

Gustavo Mohme Llona fue senador de la República por Izquierda Unida y fue defensor de los Derechos Humanos en el país y dio voz a las personas que durante la dictadura de Alberto Fujimori no la tenían. Sin duda, se trató de un ícono de la democracia en este país. Resulta curioso que el fujimorismo y su talante autoritario, quieran escudarse en la idea de la democracia para reemplazar el nombre a la sala del Congreso. Y es que para ellos la democracia es sólo una estrategia o una simple palabra  carente de contenido. El argumento que usan es que como Mohme era de izquierda, su nombre es "sectario" o "antidemocrático". Pero, ese argumento no es más que una escusa. Lo que sucede es que el Senador de Izquierda Unida les recuerda su pasado y su presente autoritario. En nombre "Héroes de la democracia" no es más que un lapsus surrealista de quienes creen que han vencido las elecciones.

Resulta curioso el intento que tienen los fujimoristas por borrar su pasado autoritario a través de golpes autoritarios. Ello no expresa más que el delirio autoritario. Se parece a la locura de una hija que tiene complejo de Edipo y quiere matar al padre para casarse con su madre. En esto se juega un inconciente delirante o una fantasía del poder absoluto. 

 


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en