reconoce sus orígenes

¿Perseguir la vacancia presidencial por otros medios?

Publicado: 2017-06-29


La tesis de que el propósito de la mayoría del Congreso es vacar al presidente y a los vicepresidentes para convocar a nuevas elecciones y que Keiko o Barnechea tengan opciones, es una idea que ha estado corriendo desde inicios de año. Por esa razón FP y AP parecen entusiastas partidario de las interpelaciones de los ministros.

Pero les ha surgido una amenaza. Desde el ejecutivo han comenzado a surgir voces que señalan poner al congreso en la situación de moción de confianza ante el gabinete. Tal como lo señala la Constitución, si el legislativo niega dos veces la confianza al gabinete, el ejecutivo cuenta con las facultades para disolver el Congreso y convocar a nuevas elecciones para elegir otro.

Frente a esa posibilidad, el fujimorismo a optado por hacer que los ministros renuncien de motu propio. Así, no se les podría acusar de obstruir al ejecutivo por medio de interpretaciones. Pero para ello han encontrado al aliado idóneo: el Contralor de la República. Se trata de una persona que sabe que está acabado profesionalmente y no tiene nada que perder. Más bien, tiene mucho que ganar en un eventual gobierno de Keiko. El contralor está procediendo de dos maneras específicas: adelantando juicios sobre los ministros (como en el caso de la Ministra de Educación) y grabando sus conversaciones con los ministros y con filtrándolos a la prensa. El Congreso, por su parte, ralenta el proceso de remoción del contralor para que pueda dañar lo más posible al ejecutivo.

Juan Sheput parece carecer de olfato político cuando señala que el Contralor está trabajando para los Humala. ¿Qué ganan los Humala con la vacancia presidencial y un eventual gobierno de Keiko? Absolutamente nada. ¿O, es que acaso Sheput no ve que el objetivo de todo el juego es vacar a PPK? No creo que tenga negociaciones ocultas con FP o con AP, más bien parece ser falta de olfato político. Pero es extraño, ¿no?.

De otro lado parece que PPK no tiene asesores que lo orienten adecuadamente. Como buen economista y lobista, PPK está acostumbrado a negociar, pero no a confrontar. Pero en política, hay momentos en los que la confrontación es inevitable. Así que el panorama no se pinta bien, a menos que el ejecutivo cambie de estrategia. El indulto a Alberto Fujimori no le va a salvar la cabeza a PPK, ya que FP ha demostrado que le importa poco los compromisos y las alianzas. El caso del apartamiento de Donayre es una muestra de ello. FP parece no tratar bien a sus aliados, tanto que Kenji ha decidido jugar por fuera y dar muestra de que la Fuerza está dividida.


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en