defiende el enfoque de género

LA LAICIDAD DEL ESTADO EN DEBATE

Publicado: 2017-05-19


Durante la semana pasada la cuestión del Estado Laico se ha puesto en debate tanto en EEUU como en el Perú. En los Estados Unidos el presidente Donald Trump firmó la Orden ejecutiva de liberad religiosa que supuestamente se encuentra dirigida a proteger la libertad religiosa permitiendo que las iglesias y los grupos religiosos participen en actividades políticas. El mismo presidente Trump señaló el jueves 11 de mayo que: "Hoy damos pasos históricos para proteger la libertad religiosa en Estados Unidos". De acuerdo a lo informado por The Washington Post, la medida se dirige a dejar sin efecto la llamada Enmienda Johnson que prohíbe a los grupos religiosos exentos de pagos de impuestos de participar en actividades políticas (como, por ejemplo, apoyar o rechazar candidatos). "Nadie debería sancionar a las iglesias ni a los sermones de los pastores", señaló en presidente Trump.

Dicha Orden ejecutiva vulnera claramente los principios del Estado laico. Dichos principios son tanto la igualdad en dignidad de las personas como la libertad de creencia. La Orden vulnera dichos principios porque permite que la religión se introduzca en la política partidaria sin reparo alguno. De esta manera, las religiones mayoritarias podrían, perfectamente afectar la neutralidad, en cuestiones religiosas, que las leyes y las políticas públicas requieren para ser propias de un Estado Democrático. En por ello que los detractores de la Orden de Trump señalas que ésta ataca la separación entre Iglesia y Estado. Mantener la religión y la política partidaria separados es mejor tanto para la religión como para la política. Así lo sostuvo la organización que defiende las libertades religiosas en EE.UU., The Baptist Joint Committe for Religious Liberty. Por su parte, la organización Interfaith Alliance (Alianza Interfe) rechazó la orden de Trump al argumentar que la disposición tributaria "ha prevenido por décadas que las casas de culto se conviertan en herramientas de partidismo político".

Pero ha habido muchos grupos en los Estados Unidos que han apoyado la medida de Trump, puesto que buscan dejar fuera de juego la neutralidad del Estado en cuestiones religiosas. En el Perú sucede lo mismo. Una infinidad de grupos buscan dejar sin efecto la laicidad del Estado. Es por ello que realizan interpretaciones antojadizas de algunos artículos de la constitución. En especial, interpretan arbitrariamente el artículo 50 de la Constitución del 93. Éste señala lo siguiente: “Dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la Iglesia Católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú, y le presta su colaboración. El Estado respeta otras confesiones y puede establecer formas de colaboración con ellas”. Hay quienes, en ello quieren ver que el Estado se encuentra comprometido con la Iglesia Católica y que no se trataría de un Estado Laico. Es en ese sentido oportuno la iniciativa legislativa de Marco Arana, quien propone que se señale en la Constitución que el Estado Peruano es Laico. En este sentido, el congresista propone modificar, entre otros, el artículo 50. La modificación se presenta de esta manera: “Dentro de un régimen de igualdad, laicidad y libertad religiosa, el Estado reconoce a las iglesias, confesiones y comunidades religiosas prestándoles su colaboración de acuerdo a ley. El Estado reconoce el importante rol histórico, cultural y moral de la Iglesia Católica y de otras confesiones en la formación histórica del Perú”(el subrayado es mío).

Hay muchos grupos que se oponen a la modificación porque consideran que el Estado no debe ser laico y que la laicidad confinaría a la religión a la estera privada. Este temor es infundado, porque lo que se hace es confundir la laicidad con el laicismo. Otros que creen que es importante que la Iglesia Católica tenga poder político en la sociedad y el Estado. Y, hay un tercer grupo que considera que la reforma es innecesaria (como lo señala García Toma), porque ya está claro el tema. Lamentablemente, este asunto no está nada claro en el Perú e iniciativas como la de Arana son importantes.

De esta manera, vemos que en el mundo estamos viendo un ataque de los grupos religiosos conservadores contra el Estado laico y la separación entre el estado y la iglesia. Arremetida que es muy peligrosa para los derechos de las personas.


Escrito por

Alessandro Caviglia Marconi

Filósofo. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.


Publicado en